Ir al contenido principal

Negociando con el Infierno para Hallar Esperanza: Una Entrevista con Nicholas Ansell


La enseñanza y la investigación de Nicholas Ansell se centran en las diferentes áreas de la teología sistemática y la bíblica, especialmente en la Cristología, la Escatología, en la reflexión de la sabiduría del Antiguo Testamento, y la teología de género. Nicholas tiene interés por la fenomenología de la revelación y la espiritualidad de la existencia. Su nuevo libro, TheAnnihilation of Hell: Universal Salvation and the Redemption of Time in theEschatology of Jürgen Moltmann (La Aniquilación del Infierno: la Salvación Universal y la Redención del Tiempo en la Escatología de Jürgen Moltmann), fue lanzado en Norte América en Octubre de 2013 y expone el trabajo de Moltmann sobre el tema del infierno y el universalismo para quienes estén interesados en teología, la academia u otra área del conocimiento. También ha escrito varios artículos sobre el infierno y la esperanza.


El siguiente es un extracto de una entrevista realizada por Matthew E. Johnson el 22 de enero de 2014 en Toronto, Ontario.


GM: Dr. Ansell, muchas gracias por tomarse el tiempo para hablar conmigo. Estoy muy emocionado por la salida de su nuevo libro La aniquilación del Infierno, y me gustaría conocer algo de la historia detrás, es decir, un poco el "detrás de escena" sobre este libro. Entiendo que una de las formas en la que ha sido influenciado por Jürgen Moltmann es en lo que denomina el "juicio para salvación" que corre a lo largo de la Biblia. ¿Puede decir un poco más acerca de este tema en su trabajo y en Moltmann?

NA: El "juicio para salvación" es un punto en el que realmente conecto con Moltmann. Hay mucho en Moltmann que me gusta, pero también hay cosas con las que no estoy de acuerdo, sin embargo, sigo encontrando provocador su pensamiento. En este tema francamente es perspicaz. La idea de que el juicio de Dios no trate sobre la condena o castigo – no es sobre hacer una división entre los que están dentro y los que están fuera. El juicio de Dios siempre se trata sobre poner las cosas en el lugar correcto, y siempre está al servicio de la vida, dando vida de nuevo en donde ya no había. A menudo pensamos en el juicio de Dios es algo que debemos temer, pero Moltmann sostiene que en las Escrituras, para quienes son el pueblo de Dios, la idea de venir a juicio con Dios siempre crea esperanza y eso es algo para celebrar, orar por ello y así sucesivamente.

La narrativa de la torre de Babel en Génesis 11, que habla de la caída de lo que parece ser el primer Imperio Babilónico con su intento de imponer una sola lengua o una meta-narrativa sobre sus súbditos, es un buen ejemplo del juicio para salvación. El imperio surge porque la gente tiene miedo a extenderse sobre la faz de la tierra, a pesar de que la bendición fundamental y el llamado para la humanidad es llenar la tierra con la presencia de Dios y poblarla en un sentido geográfico. Pero existe éste miedo, y el miedo es lo contrario de la fe. Así que la gente se agrupa, tratando de establecerse, y de esta situación surge cierto tipo de imperio. Luego viene el juicio y la dispersión, y no es solamente que Dios este diciendo que hay algo idolátrico sobre la construcción de la torre y que tiene que llegar a su fin, o que esto sea simplemente una manifestación de la ira de Dios. La dispersión en realidad abre nuevamente el curso de la historia, de manera que los pueblos terminan extendiéndose por la tierra, está realidad tiene su origen en la bendición de Génesis 1: 26-28. El propósito del juicio es que la gente vuelva al camino de la dinámica de la vida -es darles algo positivo. Por lo tanto el juicio es para salvación. Es decir, el juicio sirve para algo que es más que mero juicio; sirve para dar vida. Creo que si nos fijamos en el juicio de Dios en la Escritura a la luz de ese modelo, todo es más claro.


GM: Sobre la base de su propia investigación y el pensamiento de Moltmann, ¿cuál es el sustento bíblico para reconsiderar la doctrina del infierno?

NA: Hay algo así como 14 "textos" que mencionan específicamente el infierno en el Nuevo Testamento, dependiendo de la traducción que se utilice. De ellos, unos 11 se refieren al infierno de una manera directa con los seres humanos. Todos ellos se encuentran en los Evangelios, y todos son pronunciados por Jesús mismo. En estos casos, la palabra utilizada es "Gehena", que se traduce como el infierno, pero creo que, probablemente, se debe utilizar la palabra "Gehena". De estos 11, hay 7 referencias en Mateo, y luego 3 juntos en un versículo de Marcos, y una referencia en Lucas.

Moltmann dice que, en términos de material bíblico sobre el juicio final, hay un cierto número de textos que no tienen un "doble propósito" (es decir, no implican juicio o salvación) y que en su lugar pueden implicar que haya salvación universal o algo parecido. Sin embargo, hay un cierto número de textos en el que hay esta división. En estos, algunos terminarán en el infierno, y otros no. Moltmann tiende a jugar con estos textos que tienen la división y hace hincapié en lo que cree que es el punto más fuerte del juicio que conduce a la salvación como el enfoque más bíblico. El problema es que todos los contra-ejemplos con los que él quiere jugar son atribuidos a Jesús, y Moltmann es un teólogo cristocéntrico que intenta centrarse en términos en los que Jesús nos da a conocer a Dios. Así que este es un problema para él, y parece que no lo resuelve satisfactoriamente.

Mi libro funciona más exegéticamente y tiene un enfoque diferente. Espero que esta sea una contribución, además de la interpretación que hago del pensamiento de Moltmann. Así que en pocas palabras, mi argumento es que "Gehena", la palabra que se traduce como "infierno" se remonta al Antiguo Testamento, y hace referencia al valle de Ben-Hinom. Es un territorio geográfico propiedad de cierto grupo de israelitas que incluye un valle situado a las afueras de Jerusalén. En un determinado momento de la historia de Israel durante la monarquía, asociado con la idolatría y con el sacrificio de los niños "por medio del fuego" y con ciertos reyes idólatras. Así, en respuesta, el valle de la Gehenna se convierte en el lugar del juicio de Dios.

En Isaías, vemos que es un lugar del juicio de Dios, y aquí, se trata de un juicio histórico, un juicio en la historia. Es el lugar de donde se realizará el juicio de Dios. Mirando el último versículo de Isaías, en particular, el Gehena es un lugar donde serán juzgados los enemigos de Israel. Lo que sucede en Jeremías, sin embargo, es el juicio que se ha cambiado para Israel, en Judá. Por lo que el lugar en donde algunos israelitas esperarían que fuera el juicio de los Gentiles ahora es el lugar donde será juzgado Judá.

Jesús sostiene la tradición de Jeremías. El Evangelio de Mateo está lleno de todo tipo de alusiones al libro de Jeremías. Esto adquiere sentido cuándo nos damos cuenta del por qué hay tantas referencias al  Gehena en el Evangelio de Mateo. Así que en Mateo, Jesús está hablando a sus compañeros Judíos de forma muy similar a la de Jeremías: aunque muchos están esperando el juicio para destruir a los romanos, en realidad hay un juicio futuro que tendrá impacto en Jerusalén y el templo. En la Guerra de los Judíos de 66-70 d. C., la cual envolvió a la generación posterior a Jesús profetizada en Mateo 24, los Romanos arrasaron con el templo y Jerusalén. Durante esta guerra, un gran número de cadáveres terminaron, literalmente, en el valle de Gehena.


Así que el "infierno" o "Gehena" no hablan solamente sobre un juicio en la historia, sino que también marca un punto de transición entre la edad antigua y la era nueva. Es una transición apocalíptica, y el libro de Apocalipsis recoge esa tradición. El material apocalíptico en los evangelios como Marcos 13 también se centra en el juicio como un punto de transición. De ahí surgen las imágenes "dolores de parto" en Marcos 13:8 (y también en Apocalipsis 12).

Este enfoque exegético da una comprensión diferente de los textos sobre el "infierno". Esto significa que pueden conectarse a una mejor comprensión del juicio para salvación. Los textos con los que Moltmann tiene problemas y tiene que dejar de lado a pesar de que provienen de Jesús, en realidad se pueden conectar de una manera positiva al tipo de escatología que él está buscando.

GM: ¿Cómo el tema del juicio para salvación y la forma de replantear los textos del "infierno" se  relacionan con el universalismo?

NA: Bueno, Moltmann es un universalista. El universalismo es la creencia de que todas las personas en última instancia se salvarán, para algunas personas esto es muy controvertido.


Sin embargo, la idea de que todas las personas se salvarán a menudo es vista por muchos cristianos como algo perfectamente válido, de hecho, es un concepto muy cristiano. Muchas personas dirán que realmente se puede esperar esto, pero ser dogmático al respecto es tanto como decir que la salvación universal es justo lo que Dios tiene que hacer o algo por el estilo. Tener esperanzas en ello, está bien.

No hay ninguna razón por la que debamos sospechar de los cristianos que sostienen este tipo de esperanza, ni mucho menos. Lo que dice Moltmann sobre la esperanza bíblica es que no es sólo una ilusión pensar en algo que realmente se desea. Si se experimenta una esperanza real, lo que viene con ella es una confianza acerca de lo que Dios ha prometido y que Dios cumplirá sus promesas. Así que no es que seas dogmático al respecto, sino que existe la confianza de la fe.

Si está bien para los cristianos esperar que todos sean salvos, incluso si no entendemos cómo podría suceder, entonces esa esperanza no es tan sólo una especie de ilusión. Vamos a explorar en términos de esperanza bíblica. Si Dios promete hacer esto, y hay textos bíblicos (tales como 1 Corintios 15:22) que parecen sugerirlo, entonces puede ser una posición profundamente cristiana confiar en esas promesas.

Podemos hablar sobre cómo Dios puede ser capaz de llevar esto a cabo, y luego de las cuestiones teológicas de la libertad de Dios, la libertad humana, y así sucesivamente. Pero en un sentido eso es secundario. Sí, podemos hablar de la mecánica de la misma, por así decirlo, pero si pensamos que la promesa está ahí, ¿por qué no confiar en ella, poner la esperanza en ella, y luego empezar a hacer teología y pensar en esa convicción? Entonces ya no es una conclusión que llega al final; sino es un punto de partida.

GM: Sólo como una pregunta final: como erudito cristiano, ¿qué papel juega lo académico en la vida religiosa y la fe para el individuo y la comunidad?

NA: Creo que el estudio académico hecho por cristianos desempeña un papel importante en la vida para la comunidad cristiana y también para la cultura en general. Yo creo que se tiene que empezar por escuchar. Tenemos que estar en sintonía con los problemas profundos y con las preguntas de nuestra propia cultura, para ver cómo podemos responderlas. Así que se empieza por escuchar.


Una de las preocupaciones de la gente, no sólo de los académicos, que tienen sobre el infierno y el juicio final, es sobre la justicia. Hay un hambre de justicia. Este sería el problema para alguien si prescindimos por completo del juicio final. ¿Qué les decimos a las personas que han sufrido injusticias? Esta es una parte muy importante del libro para mí, y Moltmann también es muy claro en esto. Él no quiere eliminar el juicio final; más insiste en que hay un juicio final. Pero en realidad dice que el juicio no es definitivo, ocupa un penúltimo lugar, porque tiene que servir a lo que viene después del juicio.

Así que si escribes teología, puedes conectar con la esperanza es ese punto. Creo que la esperanza es algo que resuena en todo el mundo. No todos nosotros experimentamos esperanza, pero creo que nos gustaría hacerlo. Así que si se habla en términos de esperanza, entonces estarás evitando la naturaleza esotérica de tanta teología. Odio escribir teología que sólo es de interés para los teólogos. Me gustaría pensar que estos son los temas de interés para todos nosotros como seres humanos, que luchan por encontrar su camino en este momento en la historia. Por lo tanto, teólogos y eruditos cristianos tienen que mirarse como si estuvieran en el mismo barco con todos los demás. Hemos experimentado esta gracia y esta esperanza, así que tenemos algo que decir. Esta es la esperanza y la fe que también nos ayuda no sólo a decir las cosas, sino también a escuchar y armonizarnos mucho antes de empezar a escribir.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

Karl Barth y N. T. Wright

Acuerdos, Desacuerdos y Descalabros
 Hacia el final de su carrera académica, Karl Barth reflexionaba sobre quién sería el hombre que llevaría sobre su espalda el enorme peso de su legado teológico. El mundo volcó su mirada sobre Jürgen Moltmann, teólogo alemán con la suficiente experiencia y sabiduría para sentarse en la silla de Barth. Sin embargo, el tiempo se encargó de mostrar que el camino elegido por Moltmann era diferente, al menos en cuanto a forma.

Después de la revolución de E. P. Sanders y la Nueva Perspectiva de Pablo en la década de los años setentas, los estudios históricos o dicho de otra manera, el regreso al estudio histórico del Judaísmo del primer siglo y su entorno, fueron allanando el camino para que el mundo académico fuera preparando eruditos prominentes en el estudio del Judaísmo y del Cristianismo Primitivo. Poco a poco el nombre de Nicholas Thomas Wright se fue levantando entre los teólogos e historiadores del siglo XX. Actualmente nadie puede dudar que obras…

¿Toda La Escritura Es Inspirada Por Dios?

Michael Hardin
A menudo 2 Tim 3:16 se traduce como "toda la escritura es inspirada por Dios ..." y se utiliza para defender una interpretación en dónde el Espíritu Santo guió el canon. Sin embargo, la versión NRSV (New Revision Standar Version) señala que una traducción alternativa puede ser "Cada escritura es inspirada por Dios ..."  Nigel Turner en el tercer volumen de la Gramática de Moulton del Griego del NT señala que "pas" antes del sustantivo anarthrous (un sustantivo sin artículo) significa "todo" en el sentido de "cualquier", es decir, no todo individuo, como "hekastos", sino cualquiera que fuere." Luego cita como ejemplo "Mt. 3:10 'pan dendron' cualquier árbol, Lucas 3:9 cualquier árbol, no cada árbol, y 2 Tim 3:16 'pasa graphe', la Escritura que sea."[1].
He mencionado esto ante el argumento de aquellos que quieren usar 2 Tim 3:16 como apoyo para traducir 'Todo' como la totalid…